La vida Onírica

Oniros, uno de los mil hijos de Tánatos, conocido también como Morfeo por su capacidad de tomar la forma de seres humanos y mostrarse en sueños.

jueves, 25 de diciembre de 2008

Sueño en Primera Persona

(Todo lo de este sueño lo viví como yo misma, veía con mis ojos, en primera persona. No sé que parte va primero, por que no parecen entrelazarse entre si, sólo se sucedían y recuerdo poco.)

Entraba por una puerta a un pasillo recubierto por azulejos amarillos, y ahí estaba Fabi-un compañero de trabajo-hablando con un hombre. De sólo estar este tipo lo acorrala contra la pared con la intención de ahorcarlo, y Fabián no podía hacer nada por que sus dimensiones eran menores a las de su atacante. Decido intervenir, y sólo digo: “¿por qué no lo dejás en paz?”. Sigo mi camino y tomo por una escalera muy ancha de escalones raros, muy parecida a la de la facultad. No me interesaba si el tipo me había echo caso o no, ya había cumplido con mi deber de ciudadana. Pero siento que él me sigue, que va tras mío ahora. Yo trato de no mirar para atrás, pero sabía que él subía con prisas, y que tenía intenciones de manosearme el trasero. Apuro el paso, y siento sus manos rozándome. La escalera se va achicando y se vuelve de caracol; ya no era sólo la fatiga de subir, ahora debía contorsionar el cuerpo para avanzar por que era demasiado estrecha para mi cuerpo. Y él se acercaba cada vez más, y ahora su intención no era sólo tocarme, quería violarme. Me lamentaba el tratar de de ayudar a Fabi, si sólo hubiera permanecido callada…

Estaba en un 314-la línea de colectivo que pasa por mi casa-y estaba parada muy cerca de la puerta, de modo que tenía un panorama amplio de la calle que teníamos frente. Había poca gente. No es que viera alguna, pero las percibía. Estábamos llegando a una esquina en forma de T, y yo no sentía que aminorara la velocidad, por lo cual pensé que iríamos a chocar. Y efectivamente así fue, vi a través del enorme parabrisas como nos acercábamos a una pared de piedra amarilla. Me aferré con ambos brazos a los caños del interior del colectivo esperando el impacto y rogando que no se transformara en un acordeón por el golpe. Fue muy suave, y en lugar de impactar, rebotamos y nos deslizamos para un lado, como si sobre el hielo estuviésemos.
Ahora estábamos en el medio de la calle, y había gente herida. No veía gente lastimada, pero sabía que había gente que no estaba bien. Y pasaban autos, muchos, y había gente en las paradas. Era la calle donde cuando era chica esperaba el colectivo a la mañana para ir a la escuela, y al reconocerla busqué en algún bolsillo el carnet del colectivo, por que veía que l mío ya llegaría. Otra vez en medio de la calle. Más gente, y no sabíamos como salir de ahí. Propongo-sin voz, sólo con el pensamiento-que hagamos un cordón humano para detener el tráfico, y lo hacemos; nos sujetamos de las manos y de cordón a cordón estábamos. Un auto que venía derecho a mi frenó, y yo me sentí muy satisfecha. Ahora venía un colectivo más por mi derecha, era un 314. Pensé que frenaría, pero para cuando me di cuenta ya se había llevado puesto al muchacho que estaba a mi lado. Fue un impacto terrible, no podía dar crédito a lo que veía.
Me dejé de preocupar por todo, y ya no estaba en la calle, estaba en el living de una casa, jugando tras los sillones; volvía a tener diez años, y jugaba a esconderme. Gateando me encontré con el cuerpo del muchacho que habían atropellado, vestía una remera bordó, y había otro chico que lamentaba que se hubiera muerto. Vuelvo a tener mis veinticuatro años y le tomo el pulso en el cuello, y doy aviso de que está vivo, que sólo perdió un poco de sangre. Me sentí tan importante de anunciar que estaba vivo y no muerto como pensaban. Podía ver y sentir la calidez de su sangre manchando mis dedos, y me agradaba sentir su vida caliente y viscosa a mi disposición.
Y ya no recuerdo más…

1 comentario:

Gabo dijo...

Realmente me gusto este sueño, por lo menos la segunda parte, lo del colectivo, me ha pasado en varios suños con algunas cosas el hecho de ya saber de antemano que va a pasar, y que uno no lo puede evitarlo que suceda.
Y tmb el hecho de que hayas vuelvo a tener 10 años y de encontrar el cuerpo de la persona y volver a epoca esta muy bueno, es como si hubieras escado de la realidad del sueño, de esa situacion de la muerte, muy bueno, realmente, me gustaria soñarlo jaja.

che, por lo de mi sueño de freddy, nunca vi una de sus peliculas pelicula, solo vi una 2 veces una propaganda de freddy por telefe y con eso me basto para tener pesadillas.
Es un horror.

jaja, besos