La vida Onírica

Oniros, uno de los mil hijos de Tánatos, conocido también como Morfeo por su capacidad de tomar la forma de seres humanos y mostrarse en sueños.

sábado, 22 de noviembre de 2008

Uniendo dos noches...

Soñé mucho, pero de tonta no lo escribí y olvidé bastante.

Había un hombre rubio de pelo largo. Era rubio, pero su pelo era de un tono pastel, y mas que un humano parecía un dibujo animado fuera de lugar. Era muy hermoso y pálido; vestía una especie de capa blanca, y constantemente me daba la espalda. No es que diera vueltas, era mas bien como si viera la misma escena una y otra vez. Me daba paz y me traía emoción verle...Y ahí volvió la luz que se había cortado a eso de la una, por lo cual me desperté ya que había dejado todo prendido en mi cuarto. No pude volver a soñar esá noche.El otro sueño fue de lo más loco.

Estaba en casa, en compañía de mucha gente que me daba la impresión de conocer. Siento curiosidad y salgo a la puerta, que ahora resulta ser la puerta de mi antigua casa. Miro hacia la esquina-ya era de noche-y veo a mi hermana Verónica que caminaba muy apresurada por la vereda de enfrente llevándo consigo una enorme maleta roja de juguete. Digo de juguete por que el material era brillante y de plástico duro, sencillamente un juguete tamaño adulto. Y atrás de ella iba mi hermano. Me dispongo a seguirla, pero no me dejaban alcanzarlos...sentía que les hablaba y no obtenía respuesta...no sé si por que las palabras no salían de mi boca o porque no querían responderme. Cruzamos varias esquinas de mi antiguo barrio, yo siempre un paso tras ellos. Y de solo estar me veo subiendo una escalera de lo más estrecha y oscura. Daba la impresión de ser de caracol, pero no tan cerrada. Me sofocaba. Por fin llegué al último peldaño negro y divisé una puerta. La abrí. Ahí estaba mi otra hermana Daniela, sentada frente a un escritorio. No entendía. Tenía la sensación de haber estado siguiendo a Verónica, y cuando por fin descubro a dónde iba con semejantes maletas resulta que ya no es más ella, sino Daniela. Empiezo a mirar el cuerto, todo pintado de amarillo y con una vetana de cortinas blancas que se volaban con la brisa. Le pregunto que hacía ahí, por que ella supuestamente se había mudado hace poco a casa de mi viejo. Y me dice que ella jamás se mudó, que todo fue una farsa porque estaba viviendo con no se quién, por que se estaba por recibir no se de qué...No lo podía creer...Y me dice: "viste que yo siempre decía que estaba en casa de la abuela pero que era como si no estuviera..."
Yo sentía un aindignación total por haber sido engañada por mi hermana.Fin del sueño.

2 comentarios:

Gabo dijo...

que sueño bastante complejo, pero creo que son de los mejores...

me encanto lo de la parte de la maleta roja de juguete jajaj

besos

GABO!

Zorrofuego dijo...

El primer sueño me gustó mucho, los personajes que aparecen en los sueños y no los conoces, traen consigo mucho misterio, después, cuando se está despierto se piensa mucho en quien puede ser, pero vaya, siempre te quedas con la intriga.
En cuando a lo del segundo sueño, en el que se supone que pasan de tí, suele ser bastante recuerrente. De hecho es una sensación muy desagradable y con la que te sientes impotente. Yo creo que esa sensación es derivada del miedo que puedes tener a que eso te pase en la realidad.

En cuanto a lo de mi sueño, si, te puedo explicar un poco. El señor "Furi-á" realmente tiene otro nombre, y es un señor que este agosto iba al restaurante en el que trabajaba mi chica, era un hombre bastante desagradable, y le decía cosas a ella, lo que dejaba mostrar que era un personaje de lo mas prepotente. Como en verano yo no estaba con mi chica, no podía hacer nada, como darle un susto al hombre, entonces, mi subconsciente se ha desahogado por mí unos meses después. Creo que es es todo. Muchos saludos!