La vida Onírica

Oniros, uno de los mil hijos de Tánatos, conocido también como Morfeo por su capacidad de tomar la forma de seres humanos y mostrarse en sueños.

domingo, 26 de abril de 2009

Paraíso

(El encabezado puede resultar un poco obsceno luego de que se entienda del por qué el lugar del sueño me parecía un paraíso…pero es lo único que se me vino a la mente luego de soñarlo. Me sentí muy rara todo el día por causa de este sueño tan gráfico.
Mejor les cuento…)


Iba a clases de natación, pero estaba en un aula de clases común y corriente. Había muchos alumnos y yo me quedé parada a un lado mirando el pizarrón verde cubierto por una película blanca de tiza vieja. Allí estaba Ivanna, una compañera de secundaria que hace siglos que no veo; ella estaba hablando acerca de la carrera que había seguido. Decía que había dejado medicina por que era poco para ella, que no la llenaba, y que en cambio lo que ahora hacía si le gustaba y era un mayor desafío. Todo lo decía con voz de autosuficiencia, y a mi me entraron una ganas terribles de borrarle la plástica sonrisa, así que le dije que el verdadero desafío para ella –según me había enterado- había sido aprobar química del CBC, y como no lo había logrado, jamás llegó siquiera a ingresar a la UBA. Vi su mirada de odio y humillación, y me sentí contenta por haberle dado su merecido. Nada justificaba que tirase basura sobre la carrera que yo sigo, y menos menospreciarla.
Ahora salíamos de la clase de natación que ya había terminado. Yo estaba en malla, y sentía el calor del recinto climatizado-por que era invierno-. Me dirigía a los probadores cuando al llegar observo a un chico apoyado contra un lavabo largo de azulejos amarillos. El chico en cuestión estaba desnudo y presentaba una erección de tamaño nada vulgar. Lo más raro es que tenía puesto un preservativo y que se masturbaba con él puesto. Más a sombrada que avergonzada aparto la vista, y me topo con otro chico que estaba desnudo dentro de lo que debiera de ser el vestuario femenino. Empiezo a mirar alrededor y veo que todos estaban dejando ver sus atributos, y de que no había una sola mujer en el lugar. Por un pasillo iba un muchacho completamente vestido, pero oh…tenía el pene fuera, y andaba tranquilo como si estuviese mostrando un pie.
Yo pensaba que tal vez me hubiese equivocado de probador, pero en el acto me llegó el conocimiento de que eran compartidos, y que por eso los chicos estaban allí.
Seguí recorriendo el lugar, maravillada ( jaja, que vergüenza, pero es la sensación que tenía en el sueño…para qué mentir…), y cada dos segundos volvía la vista hacia el chico del preservativo, que era el que más curiosidad me causaba. Yo pensaba ¿a quién se le ocurre hacerse una paja con un forro puesto? (si, pensaba en esos términos).
No sé cuanto tiempo estuve ahí, pero vi más penes de los que jamás pensé.
Ivanna se apareció de la nada y me fue empujando fuera del lugar, por un pasillo de piso de tierra rojiza lleno de bolitas de algún árbol. Me recordó mucho al piso de mi colonia de verano, y ahora estaba allí, dirigiéndome a los comedores con mi grupo. Pero al llegar, en lugar de haber mesas con los platos puestos, había puestos de artesanos. Se parecía mucho a la Diagonal de los Artesanos en Mar del Plata, pero el piso era de tierra y había más árboles.

Y me veo caminar por allí, pero no recuerdo más…

3 comentarios:

Gabo dijo...

Tiene toda la razon ese titulo... muy bueno, pense que en cualquier momento iba a ser una orgia o algo as ajaj :P, aunque lo mas me gusto fue cuando le pusiste los puntos a ivanna :).
Segun el librito... los penes significan ambicion o deseo sexual jajaja.. saludos

lucia dijo...

muy gráfico tu sueño. me gusta porque lo relatás sin avergonzarte ni omitir nada, y bien directa!

El Dandy dijo...

Donde queda esa pileta con los vestuarios compartidos?