La vida Onírica

Oniros, uno de los mil hijos de Tánatos, conocido también como Morfeo por su capacidad de tomar la forma de seres humanos y mostrarse en sueños.

lunes, 1 de junio de 2009

De flemones, ex, piletas y viejes...

Soñé que me iba de viaje -creo que en avión- y que debía de preparar las maletas. Primero agarraba sólo una muda pequeña de ropa, pero luego me fui dando cuenta de que donde iría haría frío, por lo que empecé a guardar más y más, escogiendo muchas poleras y abrigos -repasaba mentalmente todo mi guardarropa para saber cuál era la ropa nueva y cual la vieja-, y de paso le recriminaba a mi acompañante que no me avisará del clima, y que por eso yo era la última en salir del lugar por que seguía empacando.

También soñé que nadaba en una pileta descomunal. Era muy profunda, pero tenía apenas el agua necesaria para que me llegue hasta la cintura. Era de color gris, y para ver el borde debía de mirar para arriba, ya que habían metros y metros de azulejos grises amohinados interrumpidos de a ratos por las bocas de las cañerías que alimentaban la pileta. Me daba miedo que sea tan grande, así que nadaba por los bordes, sin alejarme mucho porque presentía que podía haber correntada.

Soñé que iba en una lancha por el río, a una gran velocidad. Rodeaba una isla de un gran perímetro, y al llegar de nuevo al punto de partida, como no podía frenarla, sencillamente clavé los frenos y la hice virar, saltando de ella hacia el borde contrario de la isla, a otra isla. La lancha siguió deslizándose, pero por suerte no chocó con nada.
Y allí me esperaba el verde pasto del otro lado, así que sin saber la profundidad del agua me tiré a cruzar la brecha de agua que me separaba de mi isla. Nadé a una velocidad vertiginosa, apenas si tocando el agua verdosa, pero sintiendo la calidez de ella. Ya estaba del otro lado, y luego de cruzar un cerco de postes me junté con un hombre que estaba cerca de un auto negro.

Me despertaba a cada rato sintiendo un dolor en la boca porque soñaba que tenía dos flemones: uno a cada lado; y que también tenía una hinchazón horrorosa en el labio superior, en la zona media. Era bastante desagradable el sentir la boca completamente inflamada, tenía la sensación de que podía morir al llegar la infección a mi cerebro (estúpidos senos maxilares).

Soñé que volvía con Leonardo, que nos besábamos y que a mí me gustaba, pero que le decía que no pensaba tener sexo con él.

Y creo que nada más… ese fue el rejunte de esta semana. Esta vez no hubo Víctor…

4 comentarios:

El Dandy dijo...

Mucha agua en tus sueños... que significa eso?

Gabo dijo...

Iba a decir lo mismo que dandy... mucha agua.. los sueños fueron bastante tranquilos, y siempre esta el tema de nadar... te envidio no se nadar.. es esa cosa que me quedo pendiente siempre, en algun momento voy a tener que aprender.. yo en cambio sueño mucho con casas y lugares destruidos... ahora me estoy dando cuenta :P ... te mando un beso

lucia dijo...

ahh lo mismo que los dos comentarios anteriores, mucha agua!
me fascinó la imagen de la pileta, a veces sueño piletas y tienen esa onda, medio mohosas y con poca agua... que querrá decir?
lo de la isla me gustó, lo que habia ahí y tu entusiasmo de llegar...
deben estar esperándote cambios buenos, y vos te dirigís hacia ellos a toda velocidad...

Interpreto_sueños dijo...

La verdad que tus sueños son bastante descriptivos y particulares. Reales o no ??? no lo sé, tal vez solo tú lo sepas y tal vez solo tú sepas de que parte de tu ser emergen. Interesantes sí y muy propios del mundo de la imaginación que a leguas se ve que tienes bastante. Un saludo.