La vida Onírica

Oniros, uno de los mil hijos de Tánatos, conocido también como Morfeo por su capacidad de tomar la forma de seres humanos y mostrarse en sueños.

sábado, 14 de marzo de 2009

Sueño Laboral


Estaba en el trabajo, pero no era el mismo lugar físico. Se parecía más bien al altillo de la joyería donde trabajaba antes. Estaba oscuro, y ahí estaba yo buscando alguna prenda bajo una escalera de madera alfombrada de rojo. El lugar era triste, seco y húmedo al mismo tiempo. Tenía una urgencia inexplicable por hallar lo que buscaba. Al rato se el por qué de mi urgencia, y es por que está la dueña en el local, y está evaluando al personal. Y ahí la veo, bien vestida del mismo color de la alfombra, con cara de pocos amigos. Me observa a mí. Hay más gente alrededor; se supone que son compañeros de trabajo, pero no reconozco a ninguno. Por fin encuentro lo que buscaba, y escucho a la dueña que dice que todos los demás están despedidos menos yo…Y yo pensaba en pobres de los otros que ahora no tenían trabajo y que se perderían la cena en el Alvear.


Fue muy bizarro, me quedo muy corta con lo que quiero plasmar. Y no puedo recordar más…

8 comentarios:

El Dandy dijo...

No tiene mucho que ver con el post (me gustó de una manera un tanto perversa lo de "ganar" el trabajo y dejar a los demás en la calle), pero leiste Sandman de Neil Gaiman?

Gustavo dijo...

Barbi, ¿cómo estas? Te quería agradecer mucho tus comentarios. Y pedirte perdón por no responderlos. Si te soy sincero, he de decirte que no he leído tu blog aún, por falta de tiempo. Pero no faltará oportunidad. Te mando un beso grande, y nuevamente gracias.
¡Ah! También decirte que algunos de tus comentarios me tentaron para escribir nuevos post, como el de si los gays usan ropa especial... la respuesta es sí: somos muy complicados porque sabemos vestir, no como el común de los mortales de nuestro género... un hombre bien vestido es gay. O extranjero. Eso los “hombres” nunca comprenderán.

El pianista de tu hermana dijo...

Qué cosas que se esconden ahí eh!!!!

Sergio Muzzio dijo...

¿Y qué era lo que encontró, por Dios???? Suena a que eso le salvó el laburo, y quizá sea una revelación. Trate de recordar, que tengo a los dueños dando vueltas...

Gringo dijo...

¿Siempre te acordás lo que soñás? ¿O hacés todo el esfuerzo y la gimnasia necesaria para que no se te olviden? En una época supe dejar, antes de irme a dormir, un lápiz y un papel en la mesa de luz, vencer mis ganas de seguir durmiendo, y escribir algunos garabatos a media noche. De esa forma podía contar sueños larguísimos, en serio, LARGÍSIMOS.
Pero se me fue esa costumbre. Igual, soy un alto soñador...., mejor así, antes era un alto... (como se diría al que tiene pesadillas...¿"pesadillero"?)
Nos vemo:
gringo

Gabo dijo...

y bueno, pero fuiste la unica que encontro ese objeto en el altillo, merecias quedarte mas que los demas jajaja, la urgencia se debia a la incomodidad del lugar? o por la dueña?
che, me encanto como ordenaste los blogs de los sueños.. estoy pensando en robarte la idea jajaja.
te mando un beso

lucia dijo...

"Y yo pensaba en pobres de los otros que ahora no tenían trabajo y que se perderían la cena en el Alvear."

que buena frase para terminar tu narración... :)

lucia dijo...

sisi, me dejaste un comentario en esa entrada, sólo que un día después cambié toda la plantilla y los comentarios anteriores se borraron... igual ese lo guardé, poruqe me gustó mucho... de hecho lo voy a pegar en la ventanita para que quede registrado...

y si... adrian y yo nos soñamos mutuamente... :)