La vida Onírica

Oniros, uno de los mil hijos de Tánatos, conocido también como Morfeo por su capacidad de tomar la forma de seres humanos y mostrarse en sueños.

miércoles, 21 de enero de 2009

Rata de madera...

Estaba en el local donde trabajo, acomodando unas camisas por colores. Eran rosas y celestes. Me habían dado varios premios por hacer pilitas ordenadas, y yo esperaba ansiosa ganar el siguiente por mi buen gusto en combinar colores.


De repente me sentía una rata gigante colgada de una pared al norte. Se podría decir que clavada a la pared, pero no había dolor o malestar. Y esperaba que llegara mi conejo, el conejo con el que tendría buen sexo y felicidad. Pero estaba confundida, por que si esperaba que llegara un conejo debía colgar un conejo en una pared que de al norte, y no estar yo clavada en ella. Quería salirme, pero no podía. Así jamás llegaría el conejo que buscaba. Fue un sueño muy triste...

3 comentarios:

Gabo dijo...

wow, que raro lo de la rata, todavia no lo entendi jajajja, esta bueno el sueño.

El pianista de tu hermana dijo...

Qué conejo mal parido... avisame y lo vamos a buscar.

Saludos mi gran colega de Blogs sin sentidos que a nadie le importan.

Anónimo dijo...

Mmmh, preocupante lo del conejo,pero puede que sea un tipico sueño de rata de madera;con el tema del sexo...¡hay que buscarse una bufala/o!